Kamut, la nueva quinoa

Este grano es un gran antioxidante, un alimento energético y antiedad. Y sí, puede llegar a desbancar al superfood por excelencia.

Desde que se pusieron de moda los smoothie bowls, he estado obsesionada con comer todo en bowls. No sé si es el factor instagrameable, pero según yo es fácil y práctico, además me compré unos platos hondos enormes increíbles que me hacen feliz cada que los uso. Pero innovar en bowls se pone difícil, digo, ¿cuánto arroz integral o quinoa puede comer una? Así que cuando escuche del kamut —la nueva quinoa, dicen muchoa— decidí probarlo para que no tengan que experimentar ustedes.

Hay una leyenda que dice que en los años 40 fueron encontrados unos antiguos granos egipcios, llamados khorasan, dentro de un jarrón al fondo de una pirámide egipcia, y que el explorador que los halló decidió probar si dichos granos eran capaces de germinar. Al ver que sí podrían cultivarse, se los llevaron a Estados Unidos. Sea cierta la leyenda o no, al grano se le denominó kamut —que significa pan, en egipcio antiguo— por la empresa que lo cultivó.

Fuera de suposiciones, al kamut se le considera un pariente del trigo hibridizado y, científicamente, es sabido que de antiguo no tiene nada, sino que es el descendiente moderno de un grano egipcio llamado khorasan, y efectivamente fue introducido desde finales de los 40 en la dieta moderna.

Antes de debatir sobre el sabor, hablemos de beneficios nutricionales. La cantidad de nutrientes que tiene el kamut lo convierte en una mejor alternativa que el simple trigo, casi casi como un superfood. Es un grano alto en proteína, teniendo una taza de kamut cocido aproximadamente 10 gramos de proteína, pero además tiene alto contenido de vitaminas B y E, magnesio, manganeso, selenio y zinc, todos ellos nutrientes esenciales para tu sistema inmune, función tiroidea, masa ósea, antioxidantes y balance hormonal. Es importante recalcar que, siendo el kamut un grano, está conformado en gran parte por carbohidratos, teniendo esa misma taza aproximadamente 48 gramos de carbohidratos de los cuales 7.4 son de fibra. Ahora bien, ¡no te espantes! Esto lo convierte en una buena alternativa si haces ejercicio, ya que sus carbohidratos te darán la energía suficiente para aguantar tu workout, y la proteína para que se reparen tus músculos.

¿Cómo incluir el kamut en tu alimentación?

Antes que nada, prepararlo es igual de fácil que cualquier otro grano. Simplemente basta con que pongas a hervir una parte de kamut por dos partes de agua hasta obtener una consistencia tierna, como del arroz o de otros granos que consumes. Con esto ya tienes una base que puedes utilizar en distintos platillos.

Físicamente, es un poco más grande que el grano de trigo, tiene un color dorado y un sabor ligeramente dulce con toques a nuez, así que es fácil consumirlo en platillos dulces o salados, sustituyendo cualquier grano en cualquier platillo que lo lleve. Incluso podrías molerlo para hacer harina y así usarlo en recetas de panes, galletas o pasteles.

Te dejo dos opciones que me gustaron mucho:

– Salado. Para preparar una ensalada, mézclalo con kale, berenjena asada, pimientos rojos y cebolla morada, con un aderezo de tahini con limón y un poco de cebollín encima.

– Dulce. Prepáralo como prepararías una taza de avena, con un poco de leche de almendra, moras azules y, a la hora de servir, agrega chía y miel.

Puedes encontrarlo en tu tienda healthy favorita o comprarlo online aquí. Cuéntame en los comentarios de qué otras maneras preparas tú el kamut, ¡me encantaría conocer nuevas recetas!

2016-03-29T19:05:59+00:00

About the Author:

Abogada-by-day, wellness-architect-by-night. Fan de practicar una fusión de bienestar, salud holística, cultura, ejercicio y moda, accesible y real para todos. Anti bumper-stickers de autoayuda pseudoaspiracional. Cofundadora de Ginger, la primera app de servicios de nutrición 1:1 con el coach de tu elección creada para ayudarte a tener una vida más sana, ¡fácil y padre!

Leave A Comment